Basta de sudor – remedios caseros para pies sudorosos

Tener que lidiar con los pies sudorosos es mucho más que simplemente tener que vivir constantemente con la alta “humedad” en tus zapatos. Aunque al principio puede parecer un tipo de condición inofensiva, hay un detalle particular que en realidad no la hace tan inocente. La sudoración excesiva solo dará como resultado la creación de un entorno que ahora es perfecto para la aparición y el crecimiento de hongos y bacterias. Y ese es ciertamente un problema mayor para ti. Naturalmente, con esto en mente, puedes estar ansioso por deshacerte de este problema lo antes posible. Y te brindaremos los mejores tratamientos para ayudarte a lograr este objetivo también. Sigue leyendo y descubre los mejores remedios caseros para pies sudorosos que debes probar para solucionar tu problema lo antes posible.

En Basta de Sudor aprenderás La manera simple, natural y económica de remediar completamente el problema de la sudoración excesiva (No hablo de solo tratar los síntomas, sino de eliminarla de verdad y para siempre). En el libro Basta de SUdor aprenderás Los ingredientes naturales que poseen un excelente poder para limpiar su cuerpo completamente y así contribuir a eliminar la sudoración excesiva. – Haz click aquí para comenzar.

1. Almidón de maíz
Comencemos con almidón de maíz, un remedio que consideramos como uno de los mejores antitranspirantes. Tiene la propiedad increíblemente útil de absorber el exceso de humedad de la piel, por lo que es capaz de “secarla”, pero en el buen sentido, por supuesto. Además, el almidón de maíz también puede inhibir la producción de más sudor por las glándulas sudoríparas, por lo que también evitará este problema en el futuro.

Instrucciones:

En una botella de almacenamiento de polvo, combina partes iguales de almidón de maíz con bicarbonato de sodio.
basta de sudor
Siempre que necesite algo para inhibir la sudoración profusa del pie, seca tus manos con una toalla de papel y luego espolvorea un poco de esta mezcla en polvo.

Déjalo reposar de 4 a 5 minutos y luego retíralo con agua y déjalo secar completamente después.

Repite esto cuando lo necesites.

2. Sal
La sal es un agente purificador que no deja espacio para ningún hongo o bacteria que pueda tratar de colonizar tu piel. Usa la sal en un remojo muy simple para obtener los mejores resultados y poder reducir drásticamente tanto la sudoración profusa real como los síntomas desagradables que asociaría con ella.

Instrucciones:

En una tina pequeña, mezcla un litro de agua tibia con 4 cucharadas de sal.

Mezcla completamente hasta que la sal se disuelva por completo en el agua.

Remoja los pies en esta solución durante 10 minutos y luego seca con una toalla.

Repite este proceso 3-4 veces durante el día, tantos días como necesites para llegar al fondo de este problema.

3. Vinagre
El vinagre puede servir para más de un propósito, que es exactamente la razón por la que consideramos que es uno de los remedios caseros más eficientes para los pies sudorosos. Va a hacer que el sudor disminuya al cerrar las glándulas a través de las cuales el sudor llega a la piel. Además, también ayudará con el mal olor de los pies, que a menudo es un síntoma, o más bien, un resultado desafortunado de esta afección.

>>> revisa aquí el mejor tratamiento natural para terminar con la sudoración en los pies

Instrucciones:

Mezcla una parte de vinagre y dos partes de agua en tu tina, un tazón grande o lo suficientemente grande como para que pueda caber en tus pies.

Remoja tus pies en esta sustancia por 30 minutos.

Repite este proceso una vez al día durante una semana hasta que el problema desaparezca.

4. Bicarbonato de sodio
El bicarbonato de sodio es un gran exfoliante y un gran antitranspirante natural, siendo ambos los rasgos que lo convierten en uno de los mejores remedios caseros para los pies sudorosos. Puede evitar que las glándulas secreten más líquido y, mediante la exfoliación, eliminará capas de piel que podrían favorecer la aparición de hongos.

Instrucciones:

Toma 1 cucharadita de bicarbonato de sodio y luego agrega gradualmente unas gotas de agua hasta que obtengas una pasta.

Frota esto en los pies por completo durante 2-3 minutos y luego deja reposar la mezcla por unos 2-3 minutos adicionales.

Finalmente, enjuaga con agua fría.

Haz esto siempre que lo necesites.

5. Tomates
Un remedio astringente natural, el jugo de tomate va a ayudar a cerrar los poros que secretan sudor, por lo que entrega excelentemente lo que promete: detener este problema en particular. Además, el jugo de tomate secará el sudor que se encuentra a niveles profundos de la piel también.

Instrucciones:

Toma un tomate grande y luego córtalo en rebanadas iguales.

Agrega las rodajas de tomate a un exprimidor o extre manualmente el jugo del tomate.

Sumerje una almohadilla de algodón o una bola en el jugo de tomate y luego aplícalo directamente sobre la piel.

Deja que actúe durante 15-20 minutos y luego enjuaga con agua fría.

Haz esto una vez al día para obtener los resultados que deseas

6. Aceite de lavanda
El aceite de lavanda es uno de los mejores desodorantes naturales y, por lo tanto, uno de los mejores remedios caseros para los pies sudorosos. Esto ayudará a reducir la cantidad de sudor, por un lado, y también va a cubrir el olor desagradable que tan a menudo viene con la sudoración profusa. Además, su naturaleza suave y relajante dejará su piel flexible y suave.

Instrucciones:
Mezcle varias gotas de aceite de lavanda con un poco de aceite portador, como aceite de oliva o jojoba, y aplícalo directamente en los pies.

Deja el aceite actuando para que funcione su magia durante aproximadamente 5-10 minutos.

Por último, limpia usando una toalla de papel o cantidades generosas de agua.

Repite el tratamiento todos los días para obtener los resultados que estás buscando.

Té negro y salvia para terminar con la sudoración excesiva:

>>> revisa aquí el mejor tratamiento natural para terminar con la sudoración en los pies

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *