Remedios caseros para eliminar los Quistes Mucosos

Los quistes mucosos también llamados cistis ora, como ya sabemos es un bulto que normalmente se desarrolla en el piso de la boca, los labios o la lengua. Y generalmente ocurre cuando existen lesiones en la boca o en el área facial. También puede ser el resultado de una lesión en los tejidos blandos dentro de la boca.

Los quistes cuando son pequeños son totalmente indoloros pero el caso de los más grandes es totalmente diferente porque realmente son incómodos y demasiado dolorosos. Otros escenario que genera incomodidad en el paciente es cuando la protuberancia contiene material dentro porque al cabo de pocos días el contenido tiende a salir dejando una herida abierta que sino se cuida adecuadamente puede ocasionar complicaciones que desencadenen una infección.

Cuando se tiene quistes mucosos a pesar de que no duelen como lo hemos mencionado anteriormente, si ocasionan inconvenientes, un ejemplo es que no podrán comer adecuadamente, es evidente que le costará masticar los alimentos, y posiblemente también le cueste un poco hablar. Pero lo importante es atacarlo a tiempo para minimizar los síntomas.

Una alternativa bastante aceptable y eficaz es usar los remedios naturales, es una opción poco invasiva y sus resultados evidentemente que son en plazos más largos que con los fármacos, pero sin efectos secundarios que es lo más importante, tome nota de las sugerencias que a continuación encontrará:

Miel: La miel tiene propiedades antiinflamatorias, lo que la convierte en un excelente remedio casero para este tipo de sintomatología. Ayuda a reducir el dolor y calma la inflamación causada por el quiste mucoso. Las propiedades antibacterianas de la miel también previenen la propagación de cualquier infección y acelera el proceso de curación.

Su aplicación en este caso es muy sencilla porque funge un tópico, para ello mezcle un poco de miel con media cucharadita de cúrcuma en polvo hasta obtener una pasta. Luego con un aplicador totalmente estéril coloque la pasta sobre el área afectada y déjala actuar durante 20 minutos aproximadamente, posteriormente haga gárgaras con agua tibia eso si el quiste esté dentro de la boca, pero si está en los labios empape un algodón en la misma agua y limpie, sin frotar y con mucho cuidado. Repite el proceso tres veces al día. Y para disminuir los síntomas durante la noche, antes de acostarse cubra el quiste con un poco de miel pura.

Sal: un mineral con muchísimos usos. Y en este caso no podía faltar por las simple razón de que sus propiedades son ideales para combatir los quistes mucoso. Ya que facilita la eliminación de la mucosa del quiste y acelera el proceso de curación (porque contiene yodo). Además de que merma la inflamación del forúnculo.

Prepare una solución con media cucharada de sal en agua tibia y luego haga gárgaras en el caso de que el quiste esté dentro de la boca, si está ubicado en los labios, moje un aplicador con el líquido y plique sin hacer ninguna presión, sólo limpiar y luego vuelva a pasar para que lo deje secar. Repita este proceso al menos cuatro veces al día para una mayor efectividad.

Hielo: aplicar hielo en el zona afectada ayuda muchísimo, porque mitiga el dolor y minoriza el diámetro del quiste. Tome algunos cubitos de hielo en una toalla limpia o si lo prefiere envuélvelo en una gasa estéril y coloquelos en el área afectada unos minutos, el alivio será inmediato, sentirá como se calma el dolor, y la irritación cederá. El procedimiento debería ser por lo menos tres veces al día pero como no es dañino puedo hacerlo cada vez que sienta que no soporta las dolencias.

Glicerina: este es otro remedio casero efectivo. La glicerina tiene muchas propiedades antisépticas y otras propiedades curativas que aceleran la velocidad de curación del quiste mucoso y previene el desarrollo de cualquier infección. Aplique un poco de glicerina vegetal en el área afectada durante unos minutos y luego limpie el lugar con agua tibia. Repita la aplicación al menos tres veces al día, y si busca mayor efectividad en las farmacias venden enjuagues bucal a base de glicerina, luego de aplicarla y limpiarla, selle su boca enjuagando con este producto.

Bolsa de té húmeda: Pensar que por mucho tiempo desechabamos estas bolsitas luego de preparar el té, ignorando por completo todo los beneficios que podemos obtener de ella. En el caso de los quistes mucoso tiene una utilidad extraordinaria, porque contiene ácido tánico el cual ayuda a minimizar el dolor y la inflamación causada por el quiste mucoso. También acelera el proceso de curación. Tome una bolsita de té usada y colóquela en el refrigerador para enfriarla. Una vez que esté fría, colóquela en el área afectada durante 10 minutos. Haga esto al menos dos veces al día hasta que vea una mejoría en los síntomas.

Aloe Vera: El milagro de la naturaleza, una de las tantas propiedades de esta planta es que es un antiinflamatorio natural. Su gel es un paliativo para el dolor y el proceso de curación. El uso es muy simple, tome el gel o cristal que esta dentro de las hojas espinosas y con sumo cuidado aplíquelo sobre el forúnculo, deje actuar más o menos 20 minutos y luego enjuague con agua tibia. Es recomendable que que unte el gel directamente sobre el área durante 20 minutos. Luego, enjuague la boca con agua tibia. Repita el proceso hasta que haya desaparecido la afección. Es importante recalcar que la higiene de la cavidad bucal es primordial para que obtenga los resultados esperados.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *