¿¿Fumas?? ¡Conoce las repercusiones que tiene este hábito para la piel!

Hoy en día todos conocemos las repercusiones que tiene el tabaco sobre nuestro cuerpo. Entre las múltiples consecuencias tenemos que afecta los pulmones, reduce la longevidad en un 20%, aminora considerablemente nuestra salud y la calidad de vida en general. Es más, de acuerdo con una investigación realizada en pacientes con cáncer, se obtuvo que entre el 80 y 90 por ciento de las muertes, el cáncer de pulmón es una de las causas más frecuentes.

Los efectos de fumar en la piel suelen ser tan letales que va al unísono con el detrimento de nuestra salud, es una muerte lenta que va afectando nuestra piel y causa un daño irreversible. En general, las personas no tienen ni idea de los efectos invisibles del tabaquismo sobre la piel. Perjudica sustancialmente tu aspecto y te hace ver más viejo de lo que realmente eres.

>>> revisa aquí e mejor tratamiento natural para dejar de fumar >>>

A continuación, veremos una pequeña lista con solo algunos de los alcances del cigarrillo sobre nuestra piel, con miras a que si eres un fumador tomes conciencia y decidas dejar este vicio, estamos al tanto de que no es una tarea fácil, pero con fuerza de voluntad, constancia y disciplina se puede lograr.

Causa bolsas debajo de los ojos: Fumar daña las células de la piel o mejor dicho las células epiteliales y toma las vitaminas esenciales, incluida la vitamina C, por lo que el cuerpo se vuelve deficientes en estos nutrientes. Como resultado, la piel se deshidrata y pierde su elasticidad natural, más aún la del rostro ocasionando que se originen bolsas grandes debajo de los ojos. Otra consecuencia es que causa sueño interrumpido en los fumadores empedernidos, y estos episodios acentúan las bolsas ya creadas, se maximiza el cansancio ocular (ojos sin brillo, enrojecimiento) y baja notablemente los niveles de dopamina ya que el cuerpo ni la mente descansan.
dejar de fumar funciona
Tono de la piel desigual: Las personas que fuman constantemente tienden a tener un tono de piel desigual y generalmente con manchas oscuras, especialmente en la cara (exceso de melasmas). Este hábito afecta los vasos sanguíneos que llevan el oxígeno y otros nutrientes a todo el cuerpo. Y, cuando la piel se ve privada de estos nutrientes esenciales y vitaminas, el daño inalterable comienza a ocurrir incluso si eres muy joven. El aspecto general de la piel del fumador empedernido es más bien pálido, y en casos amarillento. Además, el humo del cigarrillo contiene monóxido de carbono y este gas es veneno puro para la piel, ya que minimiza la cantidad de oxígeno que debe recibir el órgano más amplio de nuestro cuerpo, por ello es que se decolora y se reseca.

Psoriasis: Aunque la psoriasis es un trastorno de la piel autoinmune que puede presentarse incluso si nunca ha tocado un cigarrillo. Pero si fumas las posibilidades de tener psoriasis aumentan por diez. La nicotina del cigarrillo causa vasoconstricción, que es un estrechamiento en los vasos sanguíneos que conducen el oxígeno, al haber menos flujo sanguíneo en estos pequeños vasos, todas las partes del cuerpo se sensibilizan lo que finalmente va a incidir en las cicatrices, haciéndolas más grandes, rojas, y prolongando el tiempo de curación, a diferencia de un no fumador, que tiene más posibilidades de que el tratamiento actué en el tiempo estimado por el médico tratante.

Flacidez en brazos y los senos: La piel normalmente con el paso de la edad se vuelve seca y su aspecto pierde brillo. Con el consumo frecuente de cigarrillos este proceso se acelera porque la nicotina merma los nutrientes, consume la elastina y coacciona la regeneración de las fibras de colágeno. Todas estas adversidades dan como resultado la flacidez y la caída de la piel en las zonas más vulnerables: senos y brazos. Otras áreas sensibles a la flacidez también son la cara, especialmente alrededor de los labios y el contorno de los ojos.

Cicatrización: El sistema inmune se debilita por el consumo de cigarrillos. Y cuando esto sucede cualquier afección cutánea que pueda existir tardará en cicatrizar por no disponer de los nutrientes necesarios para restablecer los tejidos, esto es delicado porque se puede desencadenar alguna infección inesperada. Adicionalmente cuando el sistema inmune está comprometido por no estar trabajando en toda su capacidad, los anticuerpos y células que protegen el cuerpo contra las bacterias externas no son capaces de contrarrestar ningún virus. Y es allí precisamente que la situación se puede complicar, lo recomendable sería que fortifique su cuerpo de inmediato con suplementos vitamínicos, que le permitan a su organismo afrontar este tipo de situaciones.
dejar de fumar funciona
Arrugas prematuras: Un estudio descubrió que los fumadores aparentan 1 año y medio más de la edad que realmente tienen. Y todo esto se debe a la cantidad de nutrientes que el tabaco consume, ya que tiene 4000 sustancias nocivas y cancerígenas, y si a eso le sumamos el menoscabo del colágeno, la perdida de la elastina, la deshidratación, el resultado que se evidencia es que la piel se hunde dando paso a la aparición de arrugas a destiempo. Incluso si usted es una persona joven.

Tendencias a las verrugas: Los fumadores son más susceptibles a la infección con el virus del papiloma humano (por aquello de que la nicotina debilita el sistema inmune) que es el responsable de causar las verrugas en la piel e incluso las genitales. Las verrugas genitales a menudo son provocadas por tipos de VPH de transmisión sexual; fumar es un alto factor de riesgo. Según un estudio, las mujeres que fuman tienen casi cuatro veces más probabilidades de presentar verrugas genitales en comparación con las que no fuman.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *