Su historia nos cuenta, ¡cómo dejó de posponer todo! y hacer las cosas en 2 minutos o menos

Hace un par de años, escribí un objetivo para escribir y publicar un libro para ayudar a los estudiantes a desarrollar su confianza en sí mismos, dejar de postergar y maximizar sus calificaciones en los exámenes. Estimé que escribir este libro tomaría aproximadamente 3 meses con un recuento de palabras final de entre los 30,000 a 50,000 palabras.

En varias ocasiones, recuerdo sentarme con mi computadora portátil listo para comenzar a escribir, pero nunca realmente comencé. Estaba paralizado por la ansiedad y el temor de que mi trabajo no fuera lo suficientemente bueno. Entonces, en lugar de escribir, perdí un tiempo precioso “investigando” el nuevo contenido del libro.

Esto continuó por varios meses hasta que estuve enfermo y cansado de postergar la publicación de mi libro. Afortunadamente, accidentalmente tropecé con una poderosa estrategia que me ayudó a destruir mi postergación y terminar mi libro. La “regla de los 2 minutos”. Con ella pude rápidamente darme cuenta que lo que me estaba demorando era mi obsesión por ser perfecto y el resultado final de mi libro publicado, Esto generaba mucha ansiedad y a su vez hacia mella en mi autoestima.

>>> revisa aquí el mejor tratamiento natural para vencer tu ansiedad >>>

Así que un día, mientras miraba mi computadora portátil, me hice una pregunta simple pero poderosa: “¿Qué puedo hacer ahora?” Y entonces, simplemente escribí una oración. No es gran cosa, ¿verdad? ¡Incorrecto! Inmediatamente experimenté un alivio sustancial en mi alto nivel de ansiedad, pero a su vez experimenté un breve impulso de confianza en sí mismo. Escribí la siguiente oración: “Y el siguiente. Y así. Un día a la vez”

Al final de ese día había completado un borrador de 5.000 palabras. Y en 30 días terminé el borrador completo del libro. La mejor parte de esto fue que solo me enfocaba en hacer algo pequeño todos los días y el resultado final era simplemente arrollador.
venciendo tu ansiedad banner
Al cambiar nuestro enfoque ubicado en el intimidante resultado final y llevándolo al simple comienzo de hoy, podemos superar los bloqueos mentales que causan la postergación.

“El secreto para salir adelante es comenzar”

¿Cómo usar la “regla de los 2 minutos”? Aquí es donde esta regla se convierte en una estrategia efectiva para detener la postergación y tomar medidas que te permitan alcanzar tus objetivos.

Esta técnica muy mencionada en el exitoso libro de David Allen, ‘Getting Thing’s Done'(audiolibro), la base de la misma sugiere simplemente que si una tarea lleva menos de 2 minutos en hacerlo, entonces hágalo ahora. Esto podría ser tan simple como sacar la basura después de cocinar, responder un correo electrónico a un colega de inmediato o incluso lavar la ropa tan pronto como llegues a casa del trabajo.

Fíjate es una excelente manera de ahorrar tiempo que habrías desperdiciado al revisar la misma tarea en tu lista de tareas una y otra vez durante semanas. El además obtendrás los mejores beneficios podrás aminorar, la ansiedad, mientras sientes un incremento de autoestima porque estas realizando tus sueños, tus actividades pautadas.

La contraparte de la regla establece que, si un objetivo lleva más de dos minutos, lo más recomendable es que lo dividas en 2 partes que tomen dos minutos o menos en completarse, es decir, que en mi caso es como ponerse las zapatillas para correr y comenzar a escribir oraciones en mi borrador.

Puede utilizar esta técnica fácilmente para las tareas cotidianas, pero de igual forma podemos llevar esto al próximo nivel para ayudarnos a mantener buenos hábitos a largo plazo. Por ejemplo, digamos que quiere comer más saludable y perder 10 kg en los próximos meses. En lugar de enfocarse en el resultado final de tu objetivo, simplemente podría hacerse esta pregunta: ‘¿Qué puedo hacer en solo 2 minutos para comenzar mi objetivo? ‘ pues mira las posibles alternativas que tienes:

  • Comer una manzana
  • Haz 10 flexiones de brazos y abdominales
  • Ir a dar un corto paseo

La idea general aquí es que, con solo comenzar, estarás más inclinado a tomar más medidas y construir el nuevo hábito. Y lo mejor es que se puede aplicar a cualquier otro objetivo.

¿Quieres publicar un informe o un libro? simplemente escribe una oración por día. ¿Quieres leer 20 libros este año? lee una página de un libro por día. ¿Quieres comer sano y perder 10 libras de peso? come una manzana al día. ¿Quieres ir al gimnasio 3 veces a la semana? ponte tus zapatos para correr y sal de tu casa.

Cuando divides el proyecto para el cual trabajas, involuntariamente le envías una misiva a tu celebro para engañarlo, estimulándolo para que tome acciones rápidas y contundentes que te permitan multiplicar tus labores diarias. Sin pensarlo mucho, sin dar tantas vueltas. Sencillo Impulso* accionar= tareas encaminada y en periodos de 2 minutos.

Un reto:
Aquí tienes un desafío simple, toma un pedazo de papel y divida la página en dos columnas. En una columna, solo anota todos los objetivos o tareas importantes que ha postergado. En la otra columna, divide estos objetivos en una acción productiva que puede realizar en los próximos 2 minutos.
venciendo tu ansiedad banner
Continúa y simplemente da el primer paso. No te preocupe por completar el “gran” objetivo todavía, solo concéntrese en comenzar. Con mucha práctica esta técnica te ayudará a dejar de postergar y hacer más cosas. ” No demores tu grandeza, haz que suceda hoy”.

“Tú podrás retrasarte, pero el tiempo no lo hará”. – Benjamín Franklin.

La procrastinación hace difíciles las cosas fáciles, y hace aún más difíciles las cosas difíciles”. Mason Cooley.

“Un día te despertarás y ya no tendrás más tiempo para hacer las cosas que siempre quisiste hacer”. – Paulo Coelho.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.