El entrenamiento de la vejiga: dominar la incontinencia sin cirugía

Para aquellos que experimentan incluso la incontinencia ocasional, el miedo a un accidente puede afectar lo que hacen, adónde van y de qué se preocupan. La incontinencia puede ser físicamente agotadora y emocionalmente desalentadora.

Pero no necesariamente debe ser de esta forma. La incontinencia es tratable. Puedes hacer algo al respecto. Si sigues los consejos que te damos a continuación tendrás  una guía instructiva y tranquilizadora para la prevención de cualquier accidente.

Estos datos te servirán y te darás cuenta rápidamente y de manera comprensiva cómo los nuevos medicamentos, terapias y procedimientos están cambiando los resultados de manera efectiva y brillan las perspectivas. Y la buena noticia es que los tratamientos son cada vez menos invasivos.

Con esta guía, aprenderás cómo los avances actuales en el diagnóstico y tratamiento de las afecciones de la vejiga e intestinos controlan los efectos y abordan las causas de los tipos más comunes de incontinencia urinaria y fecal.

>>> revise aquí el mejor tratamiento natural para el síndrome del intestino irritable >>>

Una vejiga hiperactiva (también conocida como incontinencia de urgencia) causa un impulso repentino de orinar, incluso cuando la vejiga no está llena. Para algunas personas, es simplemente una molestia. Para otros, el impulso no se puede controlar, lo que conduce no solo a la incontinencia sino también a un impacto negativo potencialmente grave en su calidad de vida.

El entrenamiento de la vejiga puede ser muy útil para ayudar con la incontinencia urinaria. Esta estrategia de tratamiento implica aprender a orinar según un cronograma (mas conocido como micción programada) y hacer ejercicios musculares pélvicos.

A continuación detallaremos una una técnica muy efectiva y comprobada de entrenamiento de la vejiga paso a paso:
adios-intestino-irritable-en-pdf
Mantenga un diario. Durante uno o dos días, lleve un registro de las horas en que orina o pierde orina durante el día. Sea muy detallista y cuidadoso en este punto.

Calcular. En promedio, ¿cuántas horas esperas entre las visitas al baño durante el día?. Este pendiente de cuando sienta ganas de ir al baño y no pueda en ese momento. Tenga en cuenta esto en sus cálculos.

Elige un intervalo En función de su intervalo típico entre la necesidad de orinar, establezca el intervalo de inicio para el entrenamiento de modo que sea 15 minutos más adelante de lo usual. Por lo tanto, si generalmente lo hace durante una hora antes de necesitar usar el baño, haga su intervalo de inicio una hora y 15 minutos.

Aguantar. El día que comience su entrenamiento, vacíe su vejiga a primera hora de la mañana y no vuelva hasta que alcance el intervalo de tiempo deseado. Si llega el momento antes de sentir la urgencia, vaya de todos modos. Si el impulso golpea primero, recuérdate a ti mismo que tu vejiga no está realmente llena, y usa las técnicas que puedas para retrasar la marcha. Pruebe los ejercicios del piso pélvico (también llamados ejercicios de Kegel) o simplemente intente esperar otros cinco minutos antes de caminar lentamente hacia el baño.
adios-intestino-irritable-en-pdf
Aumenta tu intervalo. Una vez que tenga éxito con su intervalo inicial, increméntelo por otros 15 minutos. Durante varias semanas o meses, es posible que pueda esperar mucho más y sienta menos urgencia. Después de cuatro a ocho semanas, si cree que ha mejorado, empiece con otro diario. Compare su diario inicial con su segundo diario para observar las mejoras en sus intervalos y la cantidad de orina que anula. El acto de revisar y comparar en realidad ayuda a reforzar el proceso de entrenamiento de la vejiga.

No dejes que la incontinencia te frustre o te moleste. Recupera la seguridad y la confianza para hacer todo lo que le gusta hacer. Sigue todas las instrucciones al pie de la letra y mas rápido de lo que esperas obtendrás los resultados esperados.
———–
Adiós Intestino Irritable le enseñará el mejor tratamiento natural y los mejores remedios caseros para esta condición tan desagradable… – Haz click aquí para comenzar.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *