¡¡Enamorarte de la vida es más fácil de lo que imaginas!!

¿Cómo consideras tu vida? En general, ¿te sientes feliz o infeliz? ¿En qué nivel sientes que estas? ¿Consideras que tus expectativas son cónsonas con lo que te rodea?Estas son preguntas generales, pero en un tono bastante reflexivo. Sentirnos bien acerca de quiénes somos y de lo que estamos viviendo es mucho más fácil de lo que la mayoría de nosotros creemos.

Pero antes de seguir con el entusiasmo que me genera este tema sobre lo fácil que es todo (aunque no lo creas, porque quienes no te permiten aceptar las cosas es las resistencias mentales que llevamos a cuestas). Debo confesarte que conozco muy bien el flagelo de la inquietud y el estancamiento. Entiendo lo que es que las dudas te arropen y de las veces que permití que las acciones de otros me afectaran. Estuve nadando en el mar de la derrota y en cada brazada me pregunté porque todo era tan difícil.

>>> revisa aquí las más efectivas técnicas para conquistar y enamorar a un hombre >>>

¡Podría continuar, pero no lo haré porque no es útil, ya pasó! Lo que es útil es compartir lo que he aprendido sobre cómo enamorarme de la vida exactamente como es. Amar la vida en la que estamos, se basa en nuestra percepción. Se trata de cómo elegimos llevar nuestra vida en cada momento del día. Cómo nos sentimos es nuestra elección. Es decir, que tenemos la potestad de sentir y percibir la vida como deseemos, es nuestro superpoder otorgado por la divinidad y ¿sabes? Se llama libre albedrio.

Cuando estamos conectados con nuestro yo interior, involuntariamente sentimos regocijo, paz, todo nos parece en perfecta armonía, Cundo no lo estamos experimentamos un compendio de sensaciones tan agobiantes y perturbadoras que nos mantienen en una sombra sentimental infinita. ¡¡Ese es el momento que debemos cambiar!!, así de fácil.
derritelo de amor
Al leer el párrafo anterior imagino que pensarás, que estoy demente por asegurar eso, que posiblemente yo no sepa lo que es pasar por una tormenta y lidiar con sus consecuencias. ¡Pues si lo sé! Cada persona libra sus batallas de una forma única y jamás debemos juzgar a nadie. Solos seres auténticos por con percepciones de la vida de forma individual, capaces de guiar nuestra vida por el camino que deseemos.

El detalle aquí y es lo que nos oscurece la óptica para entender lo fácil que pueden ser las cosas, es que cuando hemos recorrido caminos difíciles por mucho tiempo, tendemos a desarrollar patrones de pensamiento y creencias que nos mantiene fuera de contexto y desalineados con nosotros mismo y por ende con las cosas buenas de nuestro entorno. Y no lo negare para lograr mudarte de cuadrante debes trabajar un poco y practicar tus conexiones en pos de lograr ese cambio de dirección que tanto necesitas.

Entiendo totalmente lo que puedas estar pasando. Pero existen herramientas muy útiles que puedes usar para volver al asiento del conductor de tu vida. Son recordatorios que nos permiten amar nuestra vida tal cual es en este momento.

Estas prácticas son eficaces si las utilizas a diario te mantendrán alineado y despejado para valorar lo que tienes actualmente. Son una bendición, pruébalas y veras que no miento.

Sé quién eres:
Para mantenernos en línea horizontal, debemos dejar de preocuparnos por lo que otras personas piensan de nosotros. Los demás nunca estarán conformes porque cada quién ve las situaciones como les parece. Esta situación es suficientemente agobiante y nos mantiene en una constante zozobra. Y hacen que el camino sea más escabroso, haciendo que sea sumamente complicado sentirse bien cuando le hemos cedido a otros el timón de nuestras vidas. En lugar de eso sacude todo eso de tu vida. El control lo tienes “tú”, nadie está en tus zapatos para juzgarte y jamás serás lo que otros deseen. Eres un ser valioso no permitas que tu felicidad dependa de la aprobación ajena, ya sean familiares, pareja o amigos. Quien conoce lo que le hace feliz eres tú. Enamórate de lo que eres, corrige lo que no te gusta de ti, agradece lo que tienes y céntrate en vivir en paz y armonía.

No te desvíes de tu norte:
Este punto es crucial, mantente en el horizonte. Tus sentimientos serán tu guía, porque ellos te indicarán si estas alineado con tu fuerza interior. Sentirse bien es indicativo que vamos por buen camino, cuando nos sentimos mal significa que tenemos que trabajar algunos aspectos. Ve un paso a la vez, disfruta tu entorno no dejes que él te robe la calma y te desvié de la ruta. Agradece lo que tienes sobre todo esa conciencia que tienes ahora sobre ti mismo.

Identifica la fuente:
Establece lo que te proporciona alegría. Estoy seguro de que hay muchas cosas. Una buena forma para realizar esta tarea es haciendo una lista enumerando todo lo que te hace feliz, incluso los sueños que tienes. Si puedes hasta has dibujos. Está herramienta es muy útil para cuando te salgas del camino, te permitirá reconectarte.

derritelo de amor

Esa lista es solo para ti, no plasmes alegrías ni deseos prestados (de otros). Un ejemplo para ayudarte. A mí me encanta: la naturaleza, el océano, los árboles, los pájaros, un vaso de agua fría, correr, reír con un buen amigo, reírme de mí mismo, escribir palabras, bromas ingeniosas con mi esposo, revisar a mis hijos una última vez antes de irme dormir y maravillarme de las bendiciones que tengo en mi vida. Tengo canciones favoritas que escucho una y otra vez desde mi lista de reproducción y si estoy muy tensa pues hasta bailo un ratico, así drenó todas las malas energías. ¡¡Rio mucho!! Porque es mi forma de expresarle a la vida mi gratitud por lo que tengo. La lista continua pero solo te dejo una pequeña guía. Conocer tus fuentes de alegría es poderoso y fortalecedor.

Cómo comenzamos y terminamos nuestro día:
Cada día es nuestra oportunidad de crear una obra maestra. Muchos de nosotros caemos en la trampa de olvidar que la vida es el regalo. Cada día es nuevo y podemos replantear cualquier situación con otro enfoque. La historia y la aventura de nuestros días existen entre dos sujeta libros: el comienzo de nuestro día y el final de nuestro día. En lugar de saltar de cabeza al día, sin tomar un tiempo para agradecer y priorizar. Establece la intención de como deseas sentirte hoy. Al final del día, antes de dormir, toma unos minutos para agradecer por la aventura de otro día. Date una palmada en la espalda por ser un aventurero increíble. Si está aquí, vive. Así de fácil es.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *