Exfoliantes caseros para pieles grasosas

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y quizá uno de los más importantes porque nos protege del clima extremo e incluso elimina a través del sudor muchas toxinas que afectan nuestra salud. Solo estas dos características son suficientes para preguntarte si realmente le estás dando el cuidado que requiere y que exige no solamente por razones estéticas sino para evitar un desgaste prematuro y la obstrucción de los poros.
curar acné naturalmente
Una piel sana ofrece un aspecto saludable, hermoso, pleno y vigoroso. Cuando la piel no recibe los cuidados adecuados pudiera presentar un aspecto pálido y sin brillo y por otra parte es mucho más susceptible a las enfermedades infecciosas, a los hongos y al ataque de ácaros, a la aparición de arrugas prematuras, erupciones cutáneas, a la falta de elasticidad e inclusive a la cicatrización lenta.

La piel puede verse afectada por una serie de factores que incluyen al clima, a la contaminación ambiental, a la alimentación y hasta el lugar en el que se vive y trabaja. En el siguiente artículo te daré algunas orientaciones básicas para el cuidado, la apariencia y la salud de la piel.

>>> revisa aquí el mejor tratamiento natural para las pieles grasosas y para terminar con el acné >>>

Lo primero que debes tener en cuenta es que el cuido de tu piel comienza a ser importante a partir de cualquier edad para evitar la aparición de problemas posteriores y característicos de edades determinadas (acné, arrugas y manchas). Importante también es que aprendas a saber cuántos tipos de piel existen en función de la clasificación de textura y apariencia para que puedas saber dentro de que marco se encuentra la tuya. Las cuatro clasificaciones básicas son las siguientes:

· Piel normal: Es característica de una piel con buen equilibrio y cuido.
acne no mas pdf
· Piel seca: Es la que produce menos secreción de sebo y aceites.

· Piel grasosa: Es la que produce sebo y aceites en demasía y es la más tendiente a presentar granos, acné y brillo excesivo.

· Piel mixta: Combina las características de la piel grasa y seca distribuida en diferentes áreas.

Ahora que ya conoces la clasificación a la que pertenece tu piel, voy a referirme a la que presenta un problema mucho más común y que requiere de mucho más cuidados como es el caso de la piel grasosa. Este tipo de piel requiere de cuidados especiales extras que requieren de cremas y humectantes que pudieran ser muy costosos debido a que la mayoría de las cremas de cuido contienen aceites y grasas que pudieran empeorar su estado.

La exfoliación es el método que se usa con más frecuencia para eliminar las células muertas de la piel, renovando su aspecto y apariencia fresca pero en el caso de las pieles grasosas, los productos que deben usarse para exfoliar, pueden ser caseros por dos razones: la primera es que resultan mucho más económicas y la segunda es que no dejan la piel desprotegida y no aumentan el aspecto brilloso característico de las pieles grasas.

A continuación voy a dejarte algunas recomendaciones prácticas que te servirán de introductorio informativo y de consejo útil para la exfoliación no abrasiva de tu piel grasosa:

Con un ingrediente tan sencillo como el pepino, podrás hacerte una exfoliación regularmente. Tritura o ralla medio pepino y masajea suavemente y en forma circular ascendente por cinco minutos y luego retíralo con agua fría. El pepino absorberá el exceso de aceite y dejará tu piel cada vez mucho más clara y sin brillo. Asegúrate de que tu piel esté limpia antes de la exfoliación y también de aplicarte una solución hidratante sin grasa para concluir. La frecuencia? Dos veces a la semana…!

La mezcla de una cucharada de café en polvo con una de yogur, frotándola suavemente por tu piel durante un minuto, resulta un exfoliante maravilloso. Retíralo después con agua fría y verás que el mismo efecto renovador que hace la cafeína en tu cuerpo por la mañana; también lo hará con tu piel. Úsalo una o dos veces a la semana.

La exfoliación con avena tiene un efecto calmante sobre la piel debido a su alto contenido de compuestos antiinflamatorios. Mezcle una cucharada de yogur, una de avena y una de miel, aplique luego sobre su cuello y su cara masajeando suavemente por dos minutos y retire luego la mezcla con agua fría. El resultado? Una piel hidratada, limpia, con un brillo natural y con una apariencia sana. Hágase esta exfoliación una o dos veces a la semana.
acne no mas pdf
Mezcla dos o tres gotas de aceite de girasol o de oliva, un kiwi triturado y dos cucharaditas de azúcar. Aplica este exfoliante en tu cara con las instrucciones ya descritas, déjalo actuar por dos minutos y enjuaga. Con solo aplicarla una vez a la semana, verás cómo mejora el aspecto de tu piel aceitosa.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.