Tratamiento natural para el hipotiroidismo

Hablar de la “tiroides” entre las personas que sufren de sobrepeso o de pérdida de peso resulta normal y cotidiano, pero lo que no resulta ni fácil ni conveniente es tomar una determinación desinformada respecto a los tratamientos recomendados para tratar el “hipo” y el “hiper” tiroidismo.

En el contenido de este artículo podrás aprender un concepto claro sobre las funciones de la glándula tiroides, sus posibles afecciones y los tratamientos alternativos recomendados para lograr el equilibrio de su buen funcionamiento.

La glándula tiroides es solo una de las muchas que componen el sistema endocrino y está localizada en la parte frontal del cuello. Una de sus tantas funciones es la de almacenar y producir una gran cantidad de hormonas cuya finalidad es la de regular casi todas las funciones del cuerpo, fundamentalmente el metabolismo.

Metabolismo es una palabra griega que significa “cambio”, por lo que se puede deducir que el metabolismo es la cualidad que tienen los seres vivos para transformar químicamente la naturaleza de ciertas sustancias de manera catabólica o anabólica. La primera libera energía descomponiendo por ejemplo la glucosa y la segunda usa esa energía para recomponer algunos enlaces químicos recomponiendo los componentes proteínicos de las células.

Ambos procesos dependen uno del otro para que el cuerpo pueda determinar y diferenciar las sustancias nutritivas de las tóxicas. Ahora ya podemos ir comprendiendo la influencia de la tiroides en el equilibrio del peso corporal.

Una vez comprendidas estas nociones básicas tendrás que recurrir inevitablemente a una consulta médica primeramente si es que estas presentando alguna de las condiciones descritas más abajo para poder concluir si tu tiroides está produciendo las hormonas suficientes o estás sufriendo hipotiroidismo que es el tema que nos ocupa en esta edición.

· Has notado algún cambio sustancial con respecto a tus niveles de energía, tu estado de ánimo y tu peso?

· La apariencia de tu pelo y la consistencia de tus uñas han empeorado últimamente?

· Sientes fatiga persistente?

· Tienes cambios en tu estado de ánimo? Te deprimes fácilmente?

· Estás aumentando de peso de manera repentina?

· Te molesta excesivamente el frío y tienes cambios en tu rutina menstrual?

· Sufres de hinchazones recurrentes en la cara o has notado un aumento de tamaño en tu tiroides?

Si la respuesta es “si” a cuatro o más opciones, entonces recurre a una consulta médica con un endocrinólogo y una vez obtenido el diagnóstico te recomiendo seguir con las alternativas naturales que voy a describirte más abajo. Primero que todo puedes contar con la seguridad de que el hipotiroidismo es más fácil de tratar que el hipertiroidismo. El hipotiroidismo no es otra cosa que la baja producción de las hormonas responsables de nivelar el peso corporal.

Entre los tratamientos clínicos convencionales, los médicos recomiendan la ingestión de levotiroxina que no es otra cosa que la versión sintética de la hormona T4 combinada con T3. Aunque tus síntomas desaparezcan con estos tratamientos; debes chequear constantemente tus niveles hormonales tiroideos.

Para abordar un tratamiento natural como el que te recomiendo aquí, debes detener las deficiencias de nutrientes en tu dieta, eliminando los alimentos causantes de inflamaciones. Este pequeño listado te servirá como una guía básica, la información complementaria la encontraras al final del artículo e ingresando al link que se te indica.

· Incluye en tu dieta frutas y hortalizas, ellas constituyen las fuentes naturales más poderosas en contenidos antioxidantes, vitaminas y minerales.

· Consume pescados ricos en Omega 3 y 6 como el salmón, las sardinas y la caballa.

· Incluye en tu dieta vegetales marinos y algas, son una excelente fuente de yodo y previenen las deficiencias que causan el hipotiroidismo.

· El consumo moderado de aceite de coco baja las inflamaciones y proporciona energía.

· Consume semillas germinadas, son ricas en Omega 3, Igualmente semillas de cáñamo y linaza.

· No olvides los probióticos que contienen alimentos como el yogur y el kéfir. Te ayudarán a restaurar el equilibrio de tu microflora, calma la inflamación y te permitirá absorber los nutrientes de los alimentos que consumas.

· Consume alimentos ricos en fibra, ellos regulan los niveles de azúcar en la sangre, ayudan a que no pierdas peso y cuidan tu corazón.

· Consume nueces, semillas, quínoa y legumbres.

· Incluye los espárragos, las espinacas, el ajo, los aguacates, duraznos, brócoli y calabaza. Estos alimentos contribuyen al proceso de “glutación” natural del cuerpo.

Estas recomendaciones son solo el “plato de entrada” a un sistema en el que encontrarás las recomendaciones y el conocimiento responsable y requerido para que puedas aplicarlos en horarios y formas específicas para una efectividad segura. Cambiar la dieta y tus niveles de actividad va a mejorar con seguridad el funcionamiento de tu tiroides.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.