Las mayores amenazas para un matrimonio, que la gente pasa por alto

Hay muchos problemas que pueden paralizar o herir fatalmente un matrimonio, ya sea que recién esté comenzando o esté por venir. Estos son algunos de los más comunes:

salvar tu matrimonio

1.Confiar en los sentimientos en lugar de confiar en el compromiso
Los sentimientos románticos van y vienen, y muchos cónyuges se ponen nerviosos cuando la llama se apaga. Comienzan a dudar de su relación y se preguntan si se casaron con la persona equivocada. Muchos de esos recelos son alimentados por los medios, que dicen que cualquier relación exitosa debe desarrollarse con pasión de alto octanaje.

>>> técnicas efectivas para recuperar el amor y la pasión en tu matrimonio

Te estás preparando para la decepción si crees que el matrimonio será una larga y ardiente escena de amor. A veces es puro compromiso y persistencia lo que mantiene unido un matrimonio. En todos los matrimonios hay momentos en que el cosquilleo del romance se desvanece. En esos momentos, el compromiso es la fuerza que te empuja.

2.Ser egoísta en lugar de servir
En el mundo de hoy, hay muchos más interesados ​​que donantes. Cuando dos donantes se juntan, su matrimonio suele ser fantástico. Cuando un donante y un tomador se casan, por lo general hacen que la unión sea desproporcionada, que esté fuera de control y llena de problemas. Y el matrimonio de estas dos personas puede estrellarse y arder en cuestión de meses.
recuperar-mi-matrimonio
El egoísmo dañará un matrimonio, pero servir lo hará mucho más sólido.

3.Dejar que tus ojos y tu corazón vaguen
He estado en esta vida el tiempo suficiente para ver cuán sutilmente puede desdibujarse la línea entre «amigos» y «amantes». Lo que comienza como una amistad agradable se desliza silenciosamente a través de la línea. La única forma de evitar realmente esas violaciones de límites es observar las señales tempranas de alerta.

Más: 7 malos hábitos que arruinarán incluso el matrimonio más fuerte

Si comienzas a notar que alguien ilumina demasiado tu vida, ¡retrocede! Si esperas con ansias la próxima vez que puedan estar juntos, cancélalo.

4.Permitir la deriva marital
En la clase de geografía puedes haber aprendido sobre la deriva continental, donde enormes «placas» de tierra se mueven lenta e imperceptiblemente en direcciones opuestas.

Lo mismo sucede en muchos matrimonios. El cambio es a menudo tan sutil que un día las dos personas se despiertan y dicen «Ya no sé quién eres».

¿Cómo puedes evitar la deriva? Al hablar regularmente con tu pareja y estableciendo metas mutuas para tu matrimonio, planificando el futuro juntos, jugando juntos, cultivando intereses compartidos y avivando la llama del romance.

5.Ceder a la infidelidad sexual
Los medios nos han hecho un gran daño al plantear que la infidelidad no es nada serio ni importante. Al mirar la televisión y las películas, uno pensaría que todos están saltando de cama en cama, y que ​​no es gran cosa. Sin embargo, la verdad es que la infidelidad sexual es una de las principales causas del divorcio. Incluso aquellos matrimonios que sobreviven a la infidelidad quedan muy dañados.

Aquí hay algunas cosas que puedes hacer para mantenerte alejado de esa trampa:

  • Comprometerse con la fidelidad. La máxima satisfacción sexual se encuentra en una relación matrimonial comprometida. Entonces, si realmente quieres lo mejor, no hagas trampa. Te estarás engañando a ti mismo y a tu cónyuge.
  • Construye tu cercanía emocional. Cuanto mejor se lleven el uno con el otro, mejor será el sexo y menos tentadoras serán las demás personas.
  • Confía en tu cónyuge en lugar de en un amigo del sexo opuesto. Tener una relación íntima emocionalmente hace que la infidelidad sexual sea un paso fácil de dar. La mayoría de las infidelidades comienzan como una amistad inocente.
  • Restringe tus pensamientos. No te arriesgues a fantasear con otros apegos románticos. Tus acciones tenderán a seguir tus pensamientos.
  • Mantén vivo el romance. El matrimonio a largo plazo no tiene que volverse aburrido, pero mantener vivo el romance requiere de un esfuerzo consciente. Es tu elección mantener la emoción y el encanto.

6.Escuchar a los cínicos matrimoniales
En estos días, muchas personas menosprecian el matrimonio, como el comediante que dijo: «Nunca supe qué era la verdadera felicidad hasta que me casé, pero para entonces ya era demasiado tarde». O el presentador del programa de entrevistas que bromeó: «El matrimonio es una gran institución, pero todavía no estoy listo para meterme en ella». De hecho, es probable que hayas tenido amigos que te hayan dicho «¿Por qué querrías casarte?»

No escuches a los embaucadores. Los buenos matrimonios traen diversión, risas y sentido a la vida. Incluso después de tres décadas, mi esposa y yo seguimos divirtiéndonos juntos. Nuestro amor es como mil violines tocando Tchaikovsky (para ti podrían ser guitarras eléctricas o sintetizadores). Es la emoción de compartir experiencias, construir recuerdos y enfrentar nuevos desafíos. ¡Y es mucho más!

Aún así, no puedo enfatizar esto lo suficiente: el matrimonio requiere de mucho trabajo y compromiso. Con la tasa de divorcios tan desenfrenada que existe hoy en día, muchas parejas jóvenes se casan con un ojo en la puerta de salida.

Pero se necesita de un compromiso inquebrantable, no darse por vencido, para mantener un matrimonio saludable y próspero. Es elegir ser amable y generoso, cortés, cariñoso y afirmativo. Esa opción es el pegamento que los mantendrá unidos.

Guía de 3 pasos para salvar un matrimonio roto

>>> técnicas efectivas para recuperar el amor y la pasión en tu matrimonio

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.